domingo, 19 de agosto de 2018

Día seis: "La propiedad", por Alí Reyes

Hace no muchos días, haciendo uso de mi tiempo libre en navegaciones por mis blogs favoritos, me he encontrado con que mi amigo de Tigrero, Alí Reyes, hablaba sobre su profesión y la actividad que, creo, nos aúna a todos los blogueros: la escritura. En ésta última entrada promocionaba, sin alardes ni decoros (sino, más bien, con mayor humildad de la debida cuando uno se dedica a algo tan bello y meritorio como lo es escribir), su novela "La propiedad", la cual se halla en un concurso basado en el número de descargas que cada obra tiene. Por lo tanto, en mi condición de amiga bloguera del autor, y tímida comentarista de trabajos artísticos (porque a éste lo considero como tal) que veo, leo o escucho, y que dejan en mí alguna sensación digna de ser compartida, he decidido realizar, con el beneplácito de mi amigo Alí, una breve reseña e impresiones de la misma.

"La propiedad" es una "novela-bonsái" (en palabras de su autor) que trata sobre el señor Kanitz, un hombre cuya vida se ha entrecruzado entre incidentes y hazañas propias de una astucia desdeñable que lo han convertido en un hombre de dudosa distinción. O eso es lo que la obra nos hace creer.

El protagonista se nos presenta de manera misteriosa, cauta, hasta que en un giro verbal nos traslada a la Europa de época, la de su infancia y su juventud, en una verborragia vertiginosa típica del hombre que, "en medio de su tragedia, sentía la necesidad de desnudarse ante Dios mediante la confesión a un hombre".

La novela, en sus veinticuatro páginas de estructura, ejecuta de manera amena el testimonio de un hombre cuyos recodeos de embustes y ambiciones lo han llevado a conocer la oportunidad de redimirse ante sí mismo y ante el pequeño mundo que ha formado parte de su rededor.

Personalmente, he disfrutado mucho de su lectura (me la he leído en media tarde), y me ha dejado con el regusto de compartir, en silencio y con un mate en la mano, la pasión de un escritor de virtudes loables que no ha pedido nada a cambio por el placer que ha divulgado junto a su pequeña obra.

Ser escritor es un oficio difícil; muchas veces las ideas desaparecen o la rutina nos gana; la vocación se debate contra el mercado y la juventud e inexperiencia nos causan temor a publicar nuestros escritos. Pero cuando por fin la imaginación comienza a fluir, cuando por fin nos despojamos de la timidez a ser leídos y de la presión de ser vendidos, la pasión, las ideas y el alma se amalgaman para crear un pequeño refugio, una esquina de letras que alimentan nuestro espíritu, y de la cual sólo nuestras mentes son guardianes. Por ello, felicito a mi amigo Alí por su primera y bella novela, y le agradezco la posibilidad de disfrutarla y de compartir su pasión por la escritura.


Una novela escrita de manera sobria, que nos invita a tomar, junto al narrador, "consciencia de nuestra inconsciencia". Exquisita y de rápida lectura, disponible para descargar en https://freeditorial.com/es/books/la-propiedad


12 comentarios:

  1. Me gusta como escribes me siento bien con vos en este rincón intenso
    Gracias por compartir
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mucha por tu mensaje. Es mi espacio de paz. Te mando un abrazo!

      Eliminar
  2. ahora me doy de donde nos conocemos María ja... vamos por partes:

    Me imprimí la novela para leerla bien, no puedo leer por la pc!!! así que ya le diré de mis impresiones al amigo Alí...

    ya agregué tu blog en mi lista porque veo que me lo tengo que tomar muy en serio, leerlo con tranquilidad... parece interesante por su temática... besos María!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte. Como dije, es mi rinconcito de paz.
      Espero disfrutes la novela como lo hice yo.
      Saludos!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Que tal María!
    Buena tu reseña de la novela de Alí. A mi tambien me resulto agradable de leer.
    Hasta la próxima, besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corta y sencilla. Como digo yo, para saborearlo con un mate (o con un café, en tu caso, jajaja). Saludos y gracias por pasarte!

      Eliminar
  4. Te deseo fuerza y motivación, la escritura, tu blog, seguro que te anima a dedicarle el tiempo que merece y que mereces; y tus estudios como medio para el conocimiento, todo está a tu favor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pitt! Hermosas palabras. Me he pasado por tu blog.
      Saludos!!

      Eliminar
  5. ¡Guauuu Marìa! ¡Què grata sorpresa!...Por cosas como esta entrada que has dedicado a LA PROPIEDAD es que valen la pena tantas penurias y privaciones porque uno se da cuanta de que hay alguien que en realidad le gustò, y no solo eso sino que ademàs sabe divulgar ese efecto en sus amigos ¿Què màs se puede pedir?. Tambièn quiero por saludar a Mucha, Josè Luis y Fran que han comentado en esta entrada.
    Un beso gigante Marìa. Y quiero enviarte algunos de mis cuentos, sobre todo los que tienen que ver con Argentina, para que me les des una revisiòn en tanto y cuanto estàn a punto de salir publicados y necesito que no tengan errores ¿trato? Para eso te dejarè mi correo al final. Y en otro orden, quiero que sepas que me cuesta mucho conectarme a internet acà en Venezuela. Las causas son tantas que mejor obvio el decìrtelas, lo importante es que si ves que duro mucho tiempo sin visitar tu blog...tenme paciencia por favor. Bien.
    Acà mi correo alijrh@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alí! Que lindo saber de vos al fin. Sí, las causas obvian.
      Será un placer para mi leer tus cuentos. Te enviaré mis comentarios en cuanto pueda. Ahí te escribo.
      Un abrazo grandote!

      Eliminar
  6. Gracias María. Empiezo por enviarte un cuento de una página y que tiene que ver con Facundo Cabral. Espero que te guste

    ResponderEliminar